SINIESTRO TOTAL DE UN VEHICULO

Cuando sufrimos un accidente de tráfico, del que no somos culpables, nuestro vehículo puede quedar con daños importantes.

En vehículos con pocos años de antigüedad, no existe ningún problema: el vehículo será peritado y se procederá a su reparación, ya que la misma nunca va superar el valor de vuestro vehículo en el momento del accidente.

El problema surge cuando el accidente lo tenemos con un vehículo antiguo porque, normalmente, el importe de la reparación va a ser superior al valor del vehículo en el momento del accidente. En estos casos, las compañías no van a reparar nuestro vehículo sino que lo declararán en pérdida total, lo que coloquialmente se conoce como SINIESTRO TOTAL DEL VEHÍCULO. Y esto significa que el vehículo no se va a reparar sino que os ofrecerán una indemnización por el mismo, que se corresponderá con el valor venal del vehículo (el valor de mercado a fecha del accidente).

¿Qué se ha de tener en cuenta para saber si la indemnización que nos ofrecen por nuestro vehículo, cuando es declarado siniestro total, es la correcta?

Lo primero de todo es exigir una comunicación por escrito, por parte de la compañía aseguradora del importe de la reparación. Da igual que la comunicación os la hagan bien vía carta postal o bien vía correo electrónico. Pero exigir que por escrito os comuniquen que vuestro vehículo ha sido declarado pérdida o siniestro total y que aparezca el importe en el que han valorado el mismo, que será igual a la indemnización que os ofrece la compañía.

Obviamente, esa indemnización nunca va a ser suficiente ya que, a consecuencia de un accidente del que no habéis sido culpables, os habéis visto privados de un vehículo que, aunque antiguo, funcionaba perfectamente y os obligan a adquirir otro vehículo nuevo. Como perjudicados tenéis derecho a que en la indemnización se incluya no sólo el valor venal del vehículo, sino a que este se vea incrementado en un porcentaje que se conoce con el nombre de valor de afección.

Dependiendo de cómo se negocie con la compañía, el valor de afección podrá ir de un 20% a un 50% de incremento sobre el valor venal, es decir, que la indemnización que recibáis por vuestro vehículo se puede ver incrementada entre un 20% y un 50%.

De ahí la importancia de contratar los servicios de un profesional del derecho especializado en este tipo de reclamaciones, como los expertos con los que cuenta Martín & Encinas Abogados. Su equipo de profesionales nos garantizará que la reclamación que obtengamos por nuestro vehículo sea aquella que la justa que nos corresponde.

No comments yet.

Leave a Reply

Your email address will not be published.